¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Pasos clave | Certificado de Casa

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz?

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Toda la información, en Certificadodecasa.com

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz?

¿Pagas más luz de lo que deberías? ¿Te ha sorprendido tu gasto en un mes en concreto? ¿No sabes cómo hacer para ahorrar en la factura de la luz? Debes saber que puedes conseguirlo cambiando algunos de tus hábitos y realizando algunas modificaciones en tu casa. Hay soluciones muy fáciles que puedes adoptar en tu vida cotidiana y que pueden hacerte gastar menos energía eléctrica en casa. Algunas de ellas, son soluciones muy sencillas y se refieren a cuestiones muy lógicas que en muchas ocasiones ni nos habíamos planteado. Por ello, Certificado de Casa, especialistas en Certificados de Eficiencia Energética, te explicamos algunos consejos para conseguir ahorrar en la factura de la luz.

1. Haz una lista

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Lo primero que puedes hacer es entender qué es lo que podría estar generándote un mayor consumo de luz. De esta manera, si conoces los motivos, podrás tomar cartas en el asunto con mayor éxito.

No hace falta que realices un estudio complejo. Puedes empezar por realizar una lista de los electrodomésticos que usas, cuantas veces los usas y contar sus horas mensuales de uso aproximadas. También puedes analizar a qué horas los sueles usar. A partir de esa lista y comparando el uso de los electrodomésticos mes a mes junto a las facturas, podrías entender los motivos que habrían propiciado una subida de tu factura de la luz.

2. Revisa tu tarifa y potencia contratada

La tarifa y potencia que tengas contratada con la empresa eléctrica será un factor determinante en el coste de tu factura. ¿La conoces? Si la respuesta es negativa, contacta con la empresa con la que tengas contratada la luz e infórmate de tu tarifa y potencia. Puede que tengas más kilovatios de los que realmente necesitas y eso supondrá un coste mayor en tu factura de la luz.

  • A partir del estudio previo que hagas de tu consumo de luz y tus hábitos, puedes conocer de forma sencilla la cantidad de kilovatios que pueden adaptarse mejor a tu tipo de casa, tus necesidades, el número de personas que seáis en la vivienda, etc.
  • Puedes ponerte en contacto con tu compañía eléctrica para tramitar la solicitud para reducir la potencia. Este factor puede ser realmente importante en tu consumo energético, puesto que la factura de la luz se compone de lo que hayas consumido, una gran parte de impuestos y la potencia contratada. En algunos casos, la potencia incluso puede alcanzar el 50% del coste total de la factura, así que infórmate.

¿Qué es la potencia contratada?

La potencia contratada es la cantidad de kilovatios/hora que podemos consumir a la vez. Si usamos varios electrodomésticos a la vez y superamos esa potencia contratada, los plomos saltarán. En este sentido, es importante que comprendas la potencia que necesitas.

¿Qué potencia necesitas?

Puedes calcular la potencia que gastarías si tuvieras todos los electrodomésticos encendidos a la vez y todas las bombillas de la casa. Si el valor calculado es inferior a la potencia contratada, podrás reducirla. Pero atención: ten en cuenta que bajar o subir la potencia contratada es un trámite que cuesta dinero y que solo podrás hacer una vez al año. Por lo tanto, debes estar muy seguro cuando lo solicites a la compañía.

Si tienes una mayor potencia, la factura subirá aunque no llegues a ese límite. Incluso si estás de vacaciones y no consumes luz, el hecho de contar con una mayor potencia contratada te hará pagar más en tu factura.

3. Ten en cuenta la tarifa de discriminación horaria

La tarifa de discriminación horaria te permite disponer de unas horas al día de más ahorro. Puedes adaptar tus hábitos y aprovechar las denominadas horas valle para ahorrar en la factura de la luz. Así, por ejemplo, puedes aprovechar para poner la lavadora, el lavavajillas o la secadora durante ese periodo del día, para así gastar menos dinero.

Tarifa nocturna

Si sueles pasar el grueso de tus días fuera de casa y solo consumir luz por la noche, te conviene contratar una tarifa nocturna.

No pongas el lavavajillas después de comer

Los precios más caros de la luz suelen ser en horas previas y posteriores a la comida y la cena. Así pues, no cometas el error de poner el lavavajillas justo después de comer o cenar. Puedes esperarte a una franja de tiempo más barata, como por ejemplo, antes de irte a dormir, o a primera hora de la mañana.

Aprovecha el fin de semana

Si dispones de una tarifa regulada como la de PVPC, debes saber que puedes ahorrar en tu factura de la luz si puedes esperar a usar algunos electrodomésticos durante el fin de semana. Por ejemplo, puedes poner todas las lavadoras el sábado y el domingo, o puedes aprovechar para cocinar algún manjar al horno durante el fin de semana.

4. Consejos para mejorar la temperatura de la vivienda y ahorrar en la factura de la luz

Otro de los elementos que te puede hacer ahorrar en la factura de la luz es la temperatura de la vivienda. Si en verano usas más de lo debido y sin control el aire acondicionado, o en invierno haces lo mismo con la calefacción, tu factura energética será bastante más cara.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), asegura que:

  • Aumentar la temperatura de la calefacción en un grado equivale a un 7% más de consumo energético. Es solo un ejemplo de la gran incidencia que puede tener el bajar o subir la temperatura de la calefacción.
  • Por lo contrario, en verano, en el caso del aire acondicionado, cada grado que se reduzca de los 25º incrementa el consumo en un 8%.

¿Cómo gastar menos aire acondicionado y calefacción?

  • Mantén tu casa a una temperatura entre unos 20 y 23 grados en invierno y entre los 22 y los 25 en verano.  
  • Encuentra una temperatura media en la que todas las personas de la casa estén cómodas.
  • La ropa, factor clave: Si hace frío, tener la calefacción al máximo e ir en magnas de camisa te hará perder dinero. Juega con eso. Vístete con ropa que de calor y te permita estar bien sin tener que subir en exceso la temperatura de la calefacción.
  • Aislar la casa adecuadamente hará que el frío no entre en la vivienda y la temperatura natural de este sea mucho mejor en invierno. Puedes usar burletes en las ventanas y ventanales para evitar que entre el frío. Es una solución barata, sencilla y eficiente. Ello te permitirá ahorrar en tu factura de la luz en caso de que uses calefacción eléctrica.

De hecho, los expertos apuntan que un 25% del calor de una vivienda se pierde por los cristales y el 5% lo hace por los huecos de las puertas que dan al exterior. Para tapar los huecos de puertas que dan al exterior puedes usar burletes, o también una alfombra o similar.

  • Aprovecha la luz del día en invierno: Si hace solo, abre las persianas y deja que la luz natural entre en casa para calentar más los espacios de tu vivienda. Además, si colocas cortinas en las ventanas que den al exterior te ayudarán a aislar el frío.
  • Usa las persianas en verano: Si bajas la persiana y evitas que el calor del sol caliente tu casa en verano, conseguirás obtener una mejor temperatura, consumir menos aire acondicionado y así ahorrar en la factura de la luz.
  • En verano, ventila tu hogar a primera hora del día. Así, conseguirás que el fresco de la mañana pueda entrar en casa. Si ventilas en las horas de más calor, la temperatura de la vivienda aumentará.
  • Adapta la decoración. Usa tapicerías de lana o alfombras en invierno y en verano usa tejidos ligeros. Eso te ayudará a sufrir menos el calor en verano y el frío en invierno.
  • Aprovecha la luz natural para consumir menos electricidad

En los anteriores consejos, te indicábamos que era preferible usar más o menos la luz natural a tu favor para consumir menos calefacción eléctrica o aire acondicionado. Pero además, también deberás tener muy en cuenta el siguiente factor: si aprovechas más la luz natural, también usarás menos las bombillas de tu casa y podrás ahorrar en la factura de la luz.

5. Desenchufa los aparatos que no usarás en un tiempo

Pese a que no uses un aparato eléctrico, debes saber que el solo hecho de mantenerlo en ‘stand by’ te hará consumir de forma innecesaria. Así pues, desenchufa todo aquello que no vayas a usar en mucho tiempo.

Por ejemplo, desenchufa los radiadores eléctricos en verano y primavera, o desenchufa la consola siempre que acabes de jugar. Y sí, haz lo mismo con la televisión. No te cuesta nada desenchufarla cada noche. Puede que no la vuelvas a usar hasta la noche posterior y sin embargo, seguirás gastando durante todo el día mediante el ‘stand by’.

Es un gesto fácil que te puede hacer ahorrar en la factura de la luz.  Se calcula que el ‘stand by’ puede llegar a ser el 7 u 8% del consumo total de los electrodomésticos en una vivienda española.

6. ¿Qué electrodomésticos gastan más?

Al margen de la nevera y el congelador, los electrodomésticos generadores de calor como el horno son de los que más energía consumen. Por ello, te damos algunos consejos fáciles para que puedas ahorrar en tu factura de la luz:

  • Si utilizas el horno puedes aprovechar para apagarlo en los últimos minutos de cocción para que el plato que estés cocinando pueda hacerse con el calor que ya mantiene el horno en su interior.
  • En primavera y verano, con el calor, aprovecha para tender la ropa fuera y evita el uso de la secadora.
  • Intenta planchar la mayor cantidad de ropa posible a la vez, puesto que al apagar y encender la plancha y usarla muchas veces, lo que consigues es aumentar tu consumo. Plancha primero la ropa que necesita menos calor.

7. Compra los electrodomésticos adecuados.

Si necesitas comprarte un electrodoméstico nuevo, sea por la razón que sea, no solo mires el precio que te va a costar. Piensa en el dinero que te va a suponer su consumo.  Intenta comprar electrodomésticos de bajo consumo y cambiar así poco a poco los que más consumen de tu vivienda.

Un electrodomésticos de mayor eficiencia energética (A, A+, A++) te permitirá consumir un 55% menos que los anteriores electrodomésticos.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Puedes cambiar tus hábitos y apostar por los electrodomésticos de bajo consumo
¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Puedes cambiar tus hábitos y apostar por los electrodomésticos de bajo consumo

Nevera y congelador: lo que más gasta

La nevera es el electrodoméstico que más luz consume. Se calcula que supone más del 20% del consumo de todos los electrodomésticos, mientras que el congelador supone un 19% del gasto. Posteriormente, los electrodomésticos que más consumen de media son la lavadora y el lavavajillas, ambos con un 8%. Queda claro pues el gran consumo que supone la nevera o un congelador para una vivienda.

Por ese motivo, te aconsejamos que tengas claro lo que vas a buscar en la nevera o congelador antes de abrirlos. ¿Por qué? Porque tenerlos abiertos durante demasiado tiempo te hará gastar más luz, puesto que la nevera o congelador perderán el frío que habían acumulado en su interior y gastarán más para recuperarlo.

Para renovar un electrodoméstico, fíjate en su consumo
Para renovar un electrodoméstico, fíjate en su consumo

8. Número y tipo de bombillas

Reducir la cantidad de bombillas de la casa

Cuenta las bombillas que están en tu casa y plantéate si las necesitas todas. En muchas ocasiones disponemos de dos o tres bombillas juntas en un mismo espacio y su luz lo que hace es solaparse. Ello hace que si quitas una de esas bombillas, el cambio sea mínimo y te permita sentirte cómodo con una bombilla menos, logrando así ahorrar en la factura de la luz.

Además, también puedes plantearte usar una bombilla más potente en lugar de dos o tres en un mismo espacio, puesto que generalmente consumirás menos.

Bombillas LED

Apostar por las bombillas LED puede suponerte un gran ahorro en tu factura de la luz. Piensa que las bombillas LED consumen entre un 70 y un 80% menos que las bombillas incandescentes y un 30% menos que los fluorescentes. Además, son mucho más resistentes y tienen una vida más longeva. Todo ello te permitirá ahorrar en tu factura de la luz. Hay que destacar también que las LED se encienden al instante y no necesitan calentarse para dar una buena luz, entre otras ventajas.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Apuesta por las bombillas LED
¿Cómo ahorrar en la factura de la luz? Apuesta por las bombillas LED

9. ¿Qué hacer con la cocina? Gas o electricidad, la gran duda

Cada vez más personas apuestan por cambiar los fogones tradicionales e instalar cocinas de vitrocerámica o inducción. Debes saber que:

  • La cocina de gas te permitirá ahorrar más que la eléctrica y que además podrás controlar la temperatura de cocción de forma más fácil e intuitiva.
  • En el caso de renovar tu cocina y apostar por las eléctricas, te aconsejamos la inducción, puesto que supone un gasto de un 20 a un 40% menos que las placas de vitrocerámica.

10. Usar aplicaciones

Existen algunas aplicaciones que te permiten ahorrar en la factura de la luz. ¿Cómo? Muy fácil: Te permiten consultar el precio de la luz en tiempo real en función de tu tarifa. Así, si tras consultar la APP ves que estás en un momento en el que el precio de la luz de tu tarifa es bajo, podrás aprovechar para poner una lavadora o cocinar un plato al horno.

Muchos españoles tienen contratada una tarifa de PVPC (precio voluntario de pequeño consumidor), un tipo de tarifa que cambia sus valores en función de la oferta y la demanda. Por ello, antes era difícil conocer el precio de la electricidad en cada momento. Pero ahora, a través de aplicaciones como Lupbak o Precio Luz App, puedes conocer el valor del kilovatio/hora en cada instante.

Este tipo de aplicaciones incluso te pueden avisar mediante una alerta del momento en que el precio del kilovatio/hora está por debajo del indicado por el usuario.

11. Revisar la instalación eléctrica

La Plataforma para la Rehabilitación de la Instalación Eléctrica (PRIE) asegura que el solo hecho de mantener el sistema eléctrico de una casa (interruptores, enchufes, etc) en buen estado permitiría que los españoles ahorren.

Por ello, te aconsejamos que revises la instalación eléctrica. De hecho, si tu casa tiene más de 25 años deberás realizar una revisión cada 5 años, mientras que las casas nuevas deben hacer una revisión cada 10 años.

12. Termostatos, válvulas y enchufes inteligentes

Termostato inteligente

Como ya hemos indicado anteriormente, subir un grado tu calefacción te supondrá un gasto extra y un menor ahorro en tu factura de la luz. Por ello, si tu casa está ubicada en una zona fría o no pasas mucho tiempo en la vivienda, te recomendamos que instales un termostato inteligente.

¿Qué hace un termostato inteligente?

El termostato inteligente se puede programar para que encienda la calefacción a horas concretas (aprovechando las horas de menos consumo) e incluso puedes indicar a qué temperaturas quieres que se encienda. Este tipo de termostato puede saber mediante a la geolocalización de los habitantes de la casa si no hay nadie en la vivienda para apagar la calefacción. Además, se puede controlar de forma remota con una aplicación móvil.

Válvulas inteligentes

Las válvulas inteligentes se conectan a la llave del radiador o del calefactor y ajustan la temperatura de cada espacio. Algunas válvulas inteligentes incluso se pueden controlar mediante la voz con Alexa o mediante aplicación.

Enchufes inteligentes

Ya hemos dicho que el ‘stand by’ de muchos electrodomésticos o aparatos electrónicos suponen un gasto. Muchos de los dispositivos que se quedan en ‘Stand By’ no disponen de un interruptor para apagarlos del todo. Lo aconsejable es desenchufarlos, pero muchas veces lo olvidamos. Por ello, puedes instalar un enchufe inteligente que permite apagar el aparato una vez haya sido utilizado. Además, te indica el consumo que tiene cada dispositivo que conectes a este enchufe.

Los enchufes inteligentes también se pueden controlar de forma remota mediante múltiples plataformas y modalidades.

13. Monitor de consumo

Otra de las opciones que tienes para ahorrar en tu factura de la luz es optar por un monitor de consumo eléctrico, que conectarás al circuito eléctrico de tu vivienda para realizar un análisis completo y concreto sobre tu consumo. Ello te permitirá saber cuándo y cómo consumes, determinar los electrodomésticos que más consumen, calcular e consumo del ‘Stand By’ y otras variables.

La importancia de la eficiencia energética

Con una casa eficiente energéticamente conseguirás ahorrar en tu factura de la luz y en el resto de facturas energéticas. Pero además, estarás realizando una importante labor para el planeta, poniendo tu granito de arena para frenar el cambio climático con un menor consumo de energía.

La importancia del cambio climático:

  • El cambio climático está cambiando nuestra forma de vivir. En verano hace más calor y ello implica un mayor gasto energético con el uso de aires acondicionados y ventiladores. Y en invierno, hay menos días de frío prolongado, pero esos días de frío lo son más que antes, de forma extrema, a modo de ola.
  • En este sentido, la falta de lluvias constantes ha hecho que la producción de electricidad mediante la energía hidráulica sea menor, algo que ha elevado el precio de la luz. Con todo ello, la factura de la luz ha subido más de un 90% en los últimos 15 años.

Para tratar de frenar el cambio climático y para ahorrar en tu factura de la luz, en Certificado de Casa te aconsejamos que apuestes por reformar tu casa para mejorar la eficiencia energética de tu vivienda. (Consulta el siguiente artículo: ¿Por dónde empezar a reformar una casa?)

Consigue una mejor calificación en tu Certificado de Eficiencia Energética

Recuerda que si reformas tu casa, deberás renovar tu Certificado de Eficiencia Energética para acreditar la mejora de la calificación energética de tu vivienda y actualizarla a los cambios que has realizado.

Hay que remarcar que el Certificado de Eficiencia Energética es obligatorio para aquellos propietarios que quieran vender o alquilar su vivienda y deberán indicar la calificación de la casa en todos los anuncios que realicen. Si no cumples con estas obligaciones podrías enfrentarte a fuertes multas por el Certificado de Eficiencia Energética.

Una mejora de la la calificación energética de tu vivienda te permitirá:

  • Revalorizar tu vivienda.
  • Incrementar el confort de las personas que vivan en ella.
  • Tener un mayor ahorro en la factura de la luz y del resto de energías.
  • La casa estará mucho mejor valorada por parte de posibles compradores o arrendatarios.

Artículos que pueden ser de tu interés:

Deja un comentario

¡No te vayas!

Déjanos tu número de teléfono y te pondremos en contacto con nuestro técnico :)